La ira es más útil que la desesperación.


Esta historia corre por Internet, no sé si es cierta, supongo que no lo es, pero a veces, después de oír y ver como funcionan últimamente las cosas en este país, a uno le gustaría encontrar un sistema para arreglarlas rápidamente.
Encierra, creo yo, otro mensaje muy interesante. Y no es más que hay situaciones que sólo se arreglan con algún suceso de choque.
Sin llegar a las bofetadas, en algunos sucesos corrientes de la empresa a veces es bueno provocar un “shock” que actúe como reconstituyente.

La historia dice así; Sigue leyendo

Anuncios